Funcionarios de JICA, Embajada de Japón y AMDC visitan zona de El Berrinche

Funcionarios de JICA, Embajada de Japón y AMDC visitan zona de El Berrinche

Autoridades de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) y de la Embajada de ese país, en compañía de funcionarios Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC), realizaron un recorrido para constatar el funcionamiento de las obras de mitigación que de manera conjunta se ejecutaron en la falla geológica de El Berrinche, en Comayagüela.

Desde que el proyecto fue recibido oficialmente por la comuna, al ser inaugurada en agosto del 2013, personal especializado del Comité de Emergencia Municipal (Codem) se encarga de darle mantenimiento permanente, por lo que el equipo instalado opera en óptimas condiciones, igual que el existente en la falla de El Reparto.

Para ese mantenimiento la presente administración local destina unos 300 mil lempiras anuales y eso le viene a dar mayor tranquilidad a las personas que residen en los alrededores de El Berrinche, ya que con los trabajos realizados en el lugar se ha logrado estabilizar el terreno para que no siga deslizándose.

La misión del organismo japonés tuvo como propósito visitar el proyecto “Prevención contra Deslizamientos de Tierra en el área Metropolitana de Tegucigalpa”, del cual forma parte la estabilización de ese terreno.

Estas obras de mitigación que se construyeron en el marco de la cooperación financiera no reembolsable, tienen como finalidad proteger la vida y los bienes de las personas que residen en las zonas beneficiadas, señaló el director adjunto de la JICA, Satoshi Kimura.

“Con la municipalidad estamos haciendo el seguimiento correcto” de los aparatos colocados y “la gente puede vivir” en las cercanías del cerro, aunque en la capital hay muchos lugares expuestos a deslizamientos, “pero aquí hemos seleccionado el más peligroso”, explicó.

Por su lado, el jefe de Alerta Temprana del Codem, José Ramón Anariba, informó que en el sector de El Berrinche se tiene previsto, a futuro, construir un parque de usos múltiples para uso de los pobladores de sus alrededores, lo mismo que se piensa hacer en El Reparto y El Bambú.

amdcn3

Detalló que hace unos años en este último sitio “se hizo una serie de obras para en el momento que estaba el deslizamiento tratar de mitigar un poco y estabilizarlo; en este momento las obras que se construyeron allí ya presentan daños y hay que hacer obras más fuertes, más definitivas, para que ya quede estabilizado por completo El Bambú”.

En el caso de El Reparto la labor para convertir el lugar en área de recreación “ya comenzó” con la siembra de mil 500 árboles y se está pensando en instalar la iluminación, colocar bancas y mesas, entre otros arreglos, expresó.

Los trabajos en El Berrinche, consistieron en la remoción de 750 mil metros cúbicos de sedimento, la construcción de ocho pozos de inspección para succionar las aguas subterráneas, con el fin de estabilizar el suelo y evitar deslizamientos de tierra y rocas que podrían crear un dique en el río Choluteca.

Además, se construyeron canales subterráneos que conectan a los ocho pozos para que las aguas desemboquen en el río Choluteca, y el levantamiento de un terraplén que sirve de soporte ante posibles movimientos de tierra que funciona como un campo de fútbol para los vecinos del sector.

Asimismo, se instalaron sistemas de vigilancia como ser inclinómetros, piezómetros, pluviómetros y extensómetros, para tener un monitoreo permanente del nivel y movimiento del suelo, los niveles del agua subterránea, las cantidades de precipitación y la superficie del terreno.

Históricamente, Tegucigalpa y Comayagüela se caracterizan por su vulnerabilidad antes los efectos de los fenómenos naturales; sin embargo, en los últimos años la AMDC en conjunto con JICA han realizado grandes esfuerzos para mejorar la capacidad social y enfrentar de manera más efectiva a los desastres naturales. (GCI/AMDC).